reiki

El Reiki es una terapia natural que canaliza y transmite manualmente la energía vital universal presente en todo ser vivo y de ese modo consigue activar los mecanismos de regulación y regeneración del organismo. La terapia consiste en la imposición de manos en diferentes puntos del cuerpo. Es un sistema de armonización natural que utiliza la "energía vital universal", para tratar enfermedades y desequilibrios físicos, mentales y emocionales. Sustenta y estimula la capacidad

natural del cuerpo de autosanarse, revitaliza el cuerpo físico y restablece el equilibrio y bienestar mental, emocional y espiritual. Equilibra las energías corporales y libera la energía que pueda estar

bloqueada en el cuerpo, promoviendo un estado de relajación y paz interior. Limpia el cuerpo de toxinas, por lo que ayuda a superar más rápidamente una enfermedad o molestia y a sostener los

procesos de cambio. 

Recomendado como adyuvante en todo tipo de patología, el Reiki es beneficioso para estados de depresión, situaciones de estrés o ansiedad, agotamiento, insomnio, nerviosismo, tensiones musculares… pues relaja el sistema nervioso y libera tensiones y emociones. Está indicado también para recuperarse más rápidamente de lesiones, fracturas y de los efectos de una operación, así como para aliviar dolores agudos o crónicos y otras molestias corporales. Especialmente recomendado en procesos oncológicos como soporte al tratamiento quimioterápico y de radioterapia para ayudar a minimizar los efectos secundarios de estas terapias y aumentar la energía vital para afrontar mejor todo el proceso.

Es un tratamiento sin efectos adversos, sin contraindicaciones. Apto para todas las edades y embarazadas.

Una sesión de Reiki se realiza de forma individual; el paciente se tiende vestido sobre la camilla de forma cómoda y relajada mientras el terapeuta aplica sus manos, sin necesidad de contacto directo, sobre diferentes partes del cuerpo. La duración de una sesión es entre 45 minutos y una hora aproximadamente.