MEDICINA INTERNA

La medicina interna es una especialidad médica que se dedica a la atención integral del paciente. Desde la Medicina Interna se realiza el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de pacientes complejos, que pueden encontrarse afectados por varias enfermedades o que presentan síntomas en varios órganos, aparatos o sistemas del organismo.

Ámbitos de terapia: 

-                                   Prevención de riesgo cardiovascular.

-                                   Tratamiento y control de hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2 y alteraciones del colesterol.

-                                   Promoción de hábitos saludables.

-                                   Control del dolor crónico (fibromialgia, síndrome de fatiga crónica..).

-                                   Enfermedades respiratorias.

-                                   Trastornos digestivos.

-                                   Soporte al paciente oncológico (apoyo durante el tratamiento y posterior).

-                                   Soporte al paciente geriátrico.

-                                   Atención de urgencias médicas.

 

Además el internista es el más indicado en el manejo de pacientes que reciben tratamiento con varios medicamentos de forma simultánea, en los que además de controlar las enfermedades de base es necesario ir controlando la posible aparición de posibles efectos adversos o secundarios de los medicamentos o problemas derivados de las interacciones entre ellos.

Otra importante función de la Medicina Interna es la de implementar programas preventivos y de despistaje que permitan el diagnóstico temprano de enfermedades, incluso aunque éstas se encuentren asintomáticas. Por tal razón se recomienda que toda persona adulta visite al menos una vez al año a su médico internista para una evaluación integral en la que el examen físico se complemente con estudios de laboratorio e imágenes básicos de acuerdo con factores como el tipo de trabajo que ejecuta el paciente, sus antecedentes familiares y personales así como sus hábitos. 

En una primera visita se valora: antecedentes patológicos, familiares, laborales, hábitos fisiológicos, alimentarios y de actividad física, tratamientos recibidos y/o actuales y procedimientos quirúrgicos. Se interroga sobre síntomas y signos y posteriormente se procede a realizar un examen físico completo. Con toda la información se realiza un plan diagnóstico (pruebas complementarias), terapéutico y/o preventivo en el caso de que no haya una patología activa.